El efecto ’Contravía’

Por: Raúl Ortiz Toro

Lunes 25 de abril de 2011, por Contravía TV

Creo que fue en el noticiero Criptón, por allá en los años noventa, cuando vi por primera vez a Hollman Morris presentando una noticia. Yo era apenas un niño y los noticieros eran un espacio obligado que había que ver con la familia porque no había más que tres canales de televisión y un puñado de programas que terminaban, creo,a las diez de la noche.

Hollman era apenas un veinteañero pero transmitía la seguridad de quien ya estaba curtido en el oficio. De un momento a otro desapareció de las pantallas trasladándose a la prensa escrita y, de allí, al exilio, a cuenta de sus denuncias que necesariamente levantaron ampolla en más de un señalado (o quien así se sentía) hasta ponerle precio a la cabeza del periodista.

La vida cómoda e indolente europea no lo atrajo (si yo encontré qué hacer en Europa, ¿Cómo no iba tener en qué entretenerse Hollman?) y regresó para ir configurando el proyecto que se hizo realidad el 20 de julio de 2003: "Contravía", un espacio de televisión auspiciado por el Programa Andino para la Democracia y los Derechos Humanos de la Unión Europea. De ese modo nacía un programa que daba voz a las víctimas a través de sesudos documentales

Comentarios en Disqus

Más Apoye a Contravía

Etiquetas

Premios al Programa Contravía

Grupos sociales

Territorios

Amenazas a la Democracia

Protagonistas

Género periodístico

Temas claves

Contáctenos

Fundación Contravía: Calle 79B 7-60 Bogotá D.C. 11001. Colombia
Tel: (+57 1) 3170934 Fax: (+57 1) 3170934 | Escríbanos

Correo | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0 |