Carta a Mañanas Blu

Periodismo de calificativos; no informa sino que resquebraja.

Viernes 17 de enero de 2014, por Contravía TV

EQUIPO BLU: Juan Roberto Vargas, Javier Hernández Bonnet, Mábel Lara, Aurelio Suárez, Felipe Zuleta, Néstor Morales, Nicolás Uribe, Héctor Abad Faciolince, Héctor Riveros, Paloma Valencia, Alexandra Pumarejo, Flavia Dos Santos, Mónica Rodríguez, Ricardo Soler. Fuente. Blu Radio.

Sean precisiones realizadas a la ligera (quiero creer que lo fueron) como: “Él utiliza el lenguaje con el que creció, “no se ha desmovilizado mentalmente” o “Canal Capital no tiene raiting porque no tiene pluralismo político y es militante”; o pensamientos bien arraigados en los periodistas del programa, lo cierto es que se está estigmatizando mas no informando en sus micrófonos. Un programa de opinión no sólo es expresar pensamientos que ronden una cabeza, sino justificarlos; que mal se está en ciertos medios de comunicación colombianos cuando se entiende a los géneros interpretativos como hablar por hablar.

En Blu se está volviendo costumbre disfrazar bajo la figura de libertad de expresión (la cual todo ciudadano debo tener) a una serie de conjeturas mal intencionadas y sin base sólida que las pueda dar cierto aval si fuera posible.

No hace bien escuchar a personas que para mal o para bien ya son líderes de opinión en nuestro país, decir palabras más, palabras menos: “no vamos a echarnos carreta si usted es rapero y joven está cerca de ciertos ambientes” o vociferar casi con júbilo que son abiertamente “antipetristas”, para segundos después retractarse y decir que son cuestionadores. Ojo periodistas, la leche es la leche y el pan es el pan.
Duele también que en personas que queremos una verdadera pluralidad y diversidad informativa en nuestro país, quedé la impresión por sus alocuciones, de que como los medios en Colombia son de extrema derecha; entonces Canal Capital le queda de bastión o peor aún de “rinconcito” a Gustavo Petro.

Como radioescucha agradezco intervenciones acertadas como las de Sandra; hace bien en examinar a fondo todas las aristas de las cosas, premisa que todo periodista debiera tener. Los invito a que vean realmente Canal Capital y se den cuenta de ciertas cosas:

Canal Capital no hace comunicación institucional; de hecho Petro a diferencia de otros alcaldes que ha tenido la ciudad no ha tenido un programa allí; tampoco es cierto que no se invite a personas que contradigan o estén en frentes diferentes a los de Petro, de hecho sí se han tenido; cosa distinta es que algunos no quieran ir, ejemplo: El Procurador General.

En cambio, yo que con cierta regularidad los he escuchado; pues sí me he dado cuenta que sí pueden tener cierta pluralidad en invitar fuentes que ustedes podrían calificar de “Petristas”, pero que casi de manera inmediata estos también han sido atacados ante el primer asomo de respuestas que no les parezca grata.

Haciendo énfasis nuevamente en el programa de hoy, Sandra hizo bien al entender que el descontento de gran parte de la ciudadanía radica no tanto en la cantidad o el despliegue que se le ha dado a las noticias que giren en torno al alcalde de la ciudad; sino en la manera como a estas se le está presentando
.
Petro no es incoherente cuando cuestiona (no estigmatiza como sí lo hizo ayer muchas veces su periodista Nicolás), el cubrimiento de una buena parte de nuestros medios a la administración Bogotá Humana, más concretamente lo que ha ocurrido con ella tras el fallo del Procurador General el pasado 9 de diciembre. En cambio, ustedes ni ningún periodista es digno de seguir para mí, si se queda en enunciar que el tema de lo ocurrido con las basuras entre el 18 y 20 de diciembre de 2012; sin comentar por ejemplo las probabilidades serias de que haya existido un complot de ciertos sectores para generar caos en la ciudad y tumbar al alcalde de la ciudad.

También se cae en un graso error cuando se considera que al ser privados, pues no se puede ser vigilado o no se les puede solicitar unas máximas de lo que se podría llamar periodismo de calidad. Fue triste entender hoy, que pena si estoy entendiendo mal, que por ser privado ya tengo derecho a despotricar, generalmente se es de extrema derecha y otra clase de cosas. Ustedes lo dijeron: “La izquierda cuando gana quiere hacer en lo público lo de los privados”.

Sin argumentación alguna también escuché a la topa tolondra que generalmente la izquierda es mala administradora, que no les da, que cuando la izquierda llega al poder trata de apoderarse de la voz pública y quieren vengarse. En qué se basaron para decir eso. En mi concepto esa posición de blanco o negro, de generalizar tanto a la izquierda y a la derecha no es nada sana.

Me preocupa también que en un país que busca la paz; en ocasiones los medios de comunicación puedan estar propensos a una manipulación de la información buscando intereses personales. Eso genera una total desinformación para los ciudadanos afectando la credibilidad de los medios; es decir, toda persona tiene una opinión y eso es respetable, pero ayer sentí que esas opiniones personales venían con rabia. Si a la hora de pasar al filtro de informar yo lo hago con tanto sesgo, el de la rabia, qué clase de garantías de calidad periodística puede tener el oyente.
A continuación, quisiera esbozarles de manera rápida qué es consonancia irreal y real en el periodismo, les escribo de los dos porque no sabría decir con total certeza si Colombia es o no actualmente una democracia.

Los medios de comunicación y los periodistas en el mundo democrático, pluralista y con libertad de información, tienen tendencia a caer en el fenómeno de la consonancia irreal. En este la información tiene un carácter restrictivo y convergente por el uso estereotipado que hacen los periodistas de la misma, se consolida una uniformidad abstracta de imágenes del público hasta llegar a la consonancia. Entre tanto, la consonancia real es aquella que suele darse en países de signo autoritario con un fuerte control de la información.

Señores de Blu, todo medio de comunicación tiene por función primordial informar, razón por la cual sus estructuras deben estar diseñadas en aras de la cobertura y registro de unos hechos que deben impactar por su naturaleza propia al ciudadano.

Los medios mediante la elaboración de agendas propias jerarquizan la importancia de ciertas temáticas; si ustedes u otro medio no pueden o no quieren cubrir lo que estaba pasando en la Plaza de Bolívar con lo que sigue siendo la noticia de mayor interés público, es su negocio, Canal Capital jerarquizó diferente y sí quiso darle un despliegue y tratamiento distinto al que se llevó a cabo en Mañanas Blu.

Tengan claro que en un país donde tantas personas se nutren de noticias por la radio y por ende gran parte de su criterio se puede ver afectado por lo que se diga en ella; hay factores con los que se debe ser muy cuidadoso entonces. Entre ellos está el tiempo de exposición de un tema en los medios, proximidad geográfica de un tema (local, regional, nacional, internacional), involucración de las personas en los temas, credibilidad de fuentes (oficiales y no oficiales), consonancia de distintos medios en los mismos temas y posibilidad de participación en el dialogo informativo.

Es la información basada en hechos reales y que se puede comprobar, es decir una información independiente, la base de una sociedad en democracia, ya que los medios de comunicación pueden lograr influir de forma tanto positiva como negativa en las decisiones políticas, económicas y sociales de un país.

En conclusión, los medios de comunicación en una democracia juegan el papel de vehículo de información, funcionando como una herramienta imprescindible para los ciudadanos en la toma de decisiones y en su participación.

Muchas gracias,

Juan Pablo Esterilla Puentes.
Estudiante de periodismo - Ultimo Semestre.

Comentarios en Disqus

Más Informes especiales

Etiquetas

Premios al Programa Contravía

Grupos sociales

- Periodistas

Territorios

Amenazas a la Democracia

Protagonistas

Género periodístico

- Análisis

Temas claves

- Libertad de expresión
Contáctenos

Fundación Contravía: Calle 79B 7-60 Bogotá D.C. 11001. Colombia
Tel: (+57 1) 3170934 Fax: (+57 1) 3170934 | Escríbanos

Correo | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0 |